Mirada


"Ermita de San Frutos", Parque Natural de las Hoces del Río Duratón, Segovia.



"Monasterio de la Hoz", Parque Natural de las Hoces del Río Duratón, Segovia.


"San Frutos". Parque Natural de las Hoces del Río Duratón, Segovia.


"Tormenta sobre las Hoces del Duratón", Segovia.


"Hoces del Duratón", Segovia.


"Puesta de sol en la ermita de San Frutos", Segovia.

Cañón del Duratón, bastión del Buitre Leonado y lugar elegido por antiguos anacoretas donde poderse refugiar del mundanal ruido, convivir consigo mismo y con los ecos lejanos de voces ancestrales que antes que ellos poblaron estas tierras.
Desde lo más alto, al pie del abismo, contemplando el vuelo ascendente del buitre, uno no puede evitar abstraerse y dejarse llevar, surcando ese inmenso cielo que se extiende a nuestros pies. Es increíble verles volar con tanta seguridad, sobrevolándonos, colocándose a nuestra altura, sabedores de nuestras limitaciones e incapacidad para volar, son superiores y actúan como si lo supieran, son el fin de nuestra existencia. Al menos así debieron de pensar los antiguos pobladores celtibéricos de estas tierras. Se piensa que pudieron tener lugares a modo de altares en los que depositaban a sus muertos donde eran devorados por los buitres y así pasar al otro mundo. Quizás por eso nos hipnoticen y por un instante el tiempo se pare y todo a nuestro alrededor tome una densidad fuera de lo común; el silencio se hace oír con tal fuerza que tememos quedarnos sordos, pero pronto pasa, dejando un leve sonido de fondo misterioso y ancestral que sale de nosotros, inundándolo todo.
No es de extrañar que haya sido lugar elegido para aislarse del mundo y vivir en soledad, donde órdenes eclesiásticas como los Benedictinos y Franciscanos lo eligieran como lugar donde construir sus iglesias y conventos. Una de las emitas, llamada ermita de San frutos está construida en uno de los lugares más espectaculares del cañón, donde pasar el día, disfrutar del vuelo de los buitres  y permanecer hasta la caída del sol, son sensaciones difíciles de olvidar.
Un saludo y espero que os guste la puesta de sol en la ermita de San Frutos.

10 Amigos dejaron su comentario.

  1. Anónimo dijo:

    Hola Santiago, acabo de descubrir tu blog y ver mi tierra a través de esas fotos tan espectaculares... me ha dejado alucinada. Son preciosas,

    Un saludo!

  2. Muchas gracias por tu interés, veo que hay algo que nos une y es el amor a estas tierras.
    Me alegra que te gusten.

  3. Hola Santiago, me gustan mucho los efectos de luz que haces. ¿Lo haces estudiando las fechas y las horas correspondientes, usas medidores de luz,...?. ¿Sabías que Segovia es uno de los lugares de España con mayor luminosidad?.

  4. Hola Pedro:
    Muchas gracias, me alegra que te guste y sobre todo tenerte como seguidor.
    No utilizo ningún medidor, simplemente intento buscar la luz que más me guste y sobre todo tener mucho conocimiento del lugar y la inclinación del sol que en cada época nos ofrecerá diferentes situaciones fotográficas.
    Utilizo mucho la técnica llamada HDR, que consiste en la fusión de al menos tres imágenes con diferentes exposiciones, para conseguir el mayor rango dinámico.

  5. Estrella y Esther dijo:

    Hola Santi, nos ha gustado mucho tu espacio, tus fotografías así como los comentarios en estas. Esperamos que continúes con esta bonita afición, nosotras seguiremos disfrutando con tu blog. Estrella y Esther.

  6. Anónimo dijo:

    Maravillosas, me traen unos recuerdos muy bonitos.

  7. Buenas fotos, ¿son HDRS? Veo los cielos muy dramáticos y un tanto irreales, aunque creo que es el efecto que buscas.
    Saludos

  8. me ha encantado tú blog y las fotos con esas tonalidades

    que bonita es mi tierra y tú que bien nos la presentas un saludo

  9. Gran trabajo Santiago, me encanta ver el gusto que tienes para hacer fotos, haces que los sitios sean más bonitos de los que ya son, y estos son preciosos. Un saludo de uno de Sebúlcor y sigue dejándonos disfrutar de ese arte.

  10. Muchas gracias César, me alegra mucho que te gusten. Hay lugares que parecen no cambiar nunca, sin embargo nuestra manera de mirarlos y asombrarnos sí cambia. Es lo que intento plasmar, esos momentos de asombro en los que la luz parece tocarlos con su varita mágica.

Con tus comentarios aprendemos todos, no te cortes, dime lo que opinas de mis fotos.