Mirada







Nueva sección “PLANTAS”. Sigo practicando la fotografía macro y en esta ocasión me adentro en el mundo de las plantas. Quería comenzar con una que se puede observar por nuestras tierras, sobretodo en herbazales de zonas calizas. Del género de las orquídeas, su flor no te dejará indiferente.



 
Ophrys lutea (Gouan) Cav. 1793 es una orquídea monopodial y terrestre de la subtribu Orchidinae de la familia Orchidaceae del género Ophrys. Es de las llamadas Orquídeas Abeja. Son orquídeas muy variables que pueden presentar variaciones o subespecies.

Etimología

Su nombre "Ophrys" deriva de la palabra griega: "ophrys" = "ceja" refiriéndose a la alta consideración que se tiene hacia este género. Lutea quiere decir amarilla.
Ophrys se menciona por vez primera en el libro "Historia Natural" de Plinio el Viejo (23-79 AD).
Estas Orquídeas se denominan las "Orquídeas Abejas”.

Hábitat

Esta especie de hábitos terrestres monopodial se distribuye por el Mediterráneo (España, sur de Francia, y Córcega) en general en toda Europa. En prados, arbustos y bosques. Alcanzan una altura de 25 a 30 cm.

Descripción

Durante el verano esta orquídea está durmiente como un bulbo subterráneo o tubérculo, que sirve como una reserva de alimento. Al final del verano-otoño desarrolla una roseta de hojas. También un nuevo tubérculo empieza a desarrollarse y madura hasta la siguiente primavera, el viejo tubérculo muere lentamente. En la primavera siguiente el tallo floral empieza a desarrollarse, y durante la floración las hojas comienzan a marchitarse.
La mayoría de las orquídeas Ophrys dependen de un hongo simbionte, debido a esto desarrollan sólo un par de pequeñas hojas alternas. No pueden ser trasplantadas debido a esta simbiosis. Las pequeñas hojas basales forman una roseta pegadas a ras de suelo. Son oblongas, lanceoladas, redondeadas, sin; tienen un color verde azulado. Se desarrollan en otoño y pueden sobrevivir las heladas del invierno.
La Ophrys lutea es una orquídea terrestre que tiene un tubérculo subterráneo, globular, y pequeño del cual sale el tallo floral erecto, sencillo y sin ramificaciones de unos 30 cm. Las flores poseen un labelo de gran tamaño. El labelo de color amarillo canario intenso de unos 13 a 18 mm de longitud tiene tres lóbulos con los dos lóbulos laterales triangulares algo más pequeños y glabros. El lóbulo intermedio es glabro y más grande que los laterales en el que el especulo es menor que en otras especies, de color acero azulado, con forma de H, enmarcado dentro de una mancha marrón oscuro imitando el abdomen de ciertos insectos.
Esta variedad tiene dos sépalos laterales iguales en tamaño redondeados en el ápice, el tercero se vuelve un poco hacia adelante. Los tres sépalos de unos 7 mm de longitud y un color uniforme amarillo verdoso o verde claro. De dos a diez flores se desarrollan en el tallo floral con hojas basales. Las flores son únicas, no sólo por su inusual belleza, color y formas excepcionales, sino también por la ingenuidad con la que atraen a los insectos. Su labelo imita en este caso al abdomen de una abeja. Florecen de mediados de marzo a abril.
Esta sugestión visual sirve como reclamo intimo. Esta polinización mímica está acrecentada al producir además la fragancia de la hembra del insecto en celo. Estas feromonas hacen que el insecto se acerque a investigar. Esto ocurre solamente en el periodo determinado en el que los machos están en celo y las hembras no han emergido aún. El insecto está tan excitado que empieza a copular con la flor. Esto se denomina "pseudo copulación", la firmeza, la suavidad, y los pelos aterciopelados del labelo, son los mayores incentivos, para que el insecto se introduzca en la flor. Las polinia se adhieren a la cabeza ó al abdomen del insecto. Cuando vuelve a visitar otra flor las polinias golpean el estigma. Los filamentos de las polinias durante el transporte cambian de posición de tal manera que los cereos granos de polen puedan golpear al estigma, tal es el grado de refinamiento del proceso que si los filamentos no toman la nueva posición las polinias no podrían fecundar la nueva orquídea.
Cada orquídea tiene su propio insecto polinizador y depende completamente de esta especie polinizadora para su supervivencia. Lo que es más los machos embaucados es probable que no vuelvan ó incluso que ignoren plantas de la misma especie. Por todo esto solamente cerca del 10 % de la población de Ophrys llega a ser polinizada. Esto es suficiente para preservar la población de Ophrys, si se tiene en cuenta que cada flor fertilizada produce 12.000 diminutas semillas.

3 Amigos dejaron su comentario.

  1. Pues mira por donde el otro día descubrí yo también esta orquídea por Urueñas, no la había visto antes (falta de atención), la hice alguna foto pero ya era tarde y apenas tenía luz y no llevaba el trípode.
    Como bien dices su flor amarilla y su tallo verdoso no deja indiferente.
    Saludos

  2. Uge dijo:

    Bueno, pues parece que nos ha dado a todos por lo mismo. A mi me enseñó estas preciosas plantas Alberto, que como bien sabe Santi es una suerte tenerlo como amigo.
    De las tres fotos que nos enseñas yo me quedo con la segunda, me gusta la forma, como de media luna, que hacen las dos flores y una hoja de la orquídea de atrás.
    Aquí os dejo una que hice yo el sábado pasado, tenía que haberla hecho con una apertura menor, pero a mi me gusta.
    https://lh5.googleusercontent.com/-u4KXHNx8Unw/T7wI8H3ITXI/AAAAAAAAXao/Nl6SsVK3Fic/s1100/orquidea.jpg
    Saludos.

  3. Muchas gracias por vuestros comentarios, coincido con vosotros en que la segunda foto es la mejor, aunque considero que la tercera, tiene su punto artístico.
    He visto tu foto Uge, y a mi también me gusta, el fondo negro resalta la planta, sobre todo si las flores son amarillas como en este caso.
    De nuevo gracias, “que haría sin vosotros”.

Con tus comentarios aprendemos todos, no te cortes, dime lo que opinas de mis fotos.