Mirada


No son las fotos soñadas, pero supera mis expectativas, haciéndome creer estar más cerca de ellas.
Quiero felicitar y dar mi enhorabuena a todos aquellos que después de un arduo trabajo y tiempo empleado, consiguen volver con una sonrisa que supera la satisfacción de haber pasado un día en plena naturaleza; porque si algo tiene esta afición, es la necesidad de superación, la búsqueda de la excelencia en si misma.
Gracias a todos por haberme contagiado con vuestras imágenes este veneno tan adictivo y placentero y por supuesto a todos vosotros por pasaros a ver mis fotos.
Un saludo y espero que os gusten.

Fotografías realizadas con cámara 5 D MKII objetivo canon100-400 f/4.5-5.6L IS USM  1/250 a F- 8  ISO 200

BUSARDO RATONERO
En el campo, todavía adormecido al final del invierno, no hay movimiento. Sólo una pesada silueta gira en el cielo y se destaca en negro contra las nubes. Una segunda ave aparece y resuenan unos espaciados maullidos «piou-piou», mientras que la pareja de Busardos realiza su parada alternando una serie de órbitas, planeos y caídas en picado.
Cornejas, Avefrías o Gaviotas no dejan nunca de hostigarlo en vuelo con fogosas picadas. Irritado, el Busardo Ratonero puede renunciar a su carácter bonachón y, volviéndose rápidamente sobre el dorso, lanzar un golpe de sus garras para asustar al importuno.
Común como nidificante en toda España, la población nativa se ve incrementada notablemente en invierno con gran cantidad de aves procedentes de otros puntos de Europa que se establecen en todas las zonas abiertas, permaneciendo fieles a estos lugares mientras dura su estancia en la Península.
El plumaje de esta especie, como el de otras rapaces, varía mucho de tono, y puede oscilar desde una coloración bastante clara a un pardo muy oscuro.

Identificación: Plumaje pardo oscuro por encima, pálido con barras oscuras y listas por debajo; en vuelo muestra anchas alas y cola redondeada; sexos iguales.
Nidificación: Ambos sexos construyen un abultado nido de ramas, generalmente en árboles, a veces en bordes rocosos; nido decorado a menudo con hojas o algas; puesta, de marzo a mayo, de 2 a 3 huevos blancos con marcas chocolate a castaño rojizo; incubación, alrededor de 36 días, por ambos padres; los pollos, alimentados por ambos padres, dejan el nido tras unos 50 días.
Alimentación: Pequeños mamíferos, especialmente conejos; carroñas diversas; a veces aves, lombrices, orugas, lagartos, escarabajos; ocasionalmente bayas
Hábitats: Bosques.
Texto recojido de la wed PAJARICOS.ES





3 Amigos dejaron su comentario.

  1. Uff,tiene que ser la leche tenerlos tan cerca, cuántas sesiones has realizado hasta conseguir estas fotos?
    Los fondos, a pesar de los distintos colores no me desagradan, quizá la parte más azulada sea la que desentone algo.
    De toda la serie me quedo con la de formato vertical.
    Envidia no....lo siguiente es lo que siento :-)

  2. Uge dijo:

    ¡Como te pasas! No serán las fotos soñadas por ti, pero yo llevo años soñando con hacer algo que se le parezca. Opino igual que Javier de los fondos y si tuviera que elegir una foto yo me quedaría con la primera.
    Saludos.

  3. Me alegro que os gusten. La verdad que he tenido mucha suerte para la primera sesión.
    El hide llevaba colocado cuatro días y no sé si lo volveré a intentar; pasé tres horas y media tumbado en él, lo diseñé para estar lo más a ras del suelo y sinceramente fue un poco duro, aunque sarna con gusto no pica.
    Ya os contaré si consigo alguna otra cosa.

Con tus comentarios aprendemos todos, no te cortes, dime lo que opinas de mis fotos.